Si Europa tiene la Guía Michelin para determinar cuáles son los mejores restaurantes del momento, Estados Unidos cuenta con la Guía Zagat. La diferencia es que la primera es elaborada por críticos y la segunda, por comensales.

Fundada en 1979 como un hobby de Tim y Nina Zagat, la Guía ha ganado en credibilidad durante todos estos años debido a que las opiniones de los usuarios son revisadas y valoradas por un equipo de expertos, antes de su publicación tanto en papel como en la web.

Hoy en día, la Guía Zagat cuenta con más de 375.000 opiniones sobre restaurantes, bares, hoteles, cafés… por las principales ciudades gastronómicas mundiales, y ya no es propiedad del matrimonio americano sino de Google, que la utilizará como estrategia para robarle mercado a Yelp, Foursquare y Facebook Placesgoogle+-local-review-monitoring-2

Google lo tiene claro: el marketing basado en la geolocalización es clave para conquistar usuarios y una guía como ésta garantiza que –estés donde estés- encontrarás el sitio ideal para comer, ir de copas o tomar el café.

La estrategia de Google es redonda, porque como todos sus servicios se integran alrededor de una sola cuenta de usuario, es fácil saber qué necesita de Internet (buscador), dónde se encuentra (Maps), qué intereses y aficiones tiene (Google+), con qué amigos se relaciona más (Hangouts) y qué vídeos le gustan (Youtube).

Zagat completa el círculo perfecto, haciendo recomendaciones de lugares que se ajustan al lugar donde se encuentre el usuario y que responden a sus gustos e intereses. Además, desde la misma plataforma se puede hacer, modificar o cancelar una reserva.

¿Cómo funciona?

En el apartado “quiénes somos”, Zagat deja clara su visión del negocio: “las opiniones revisadas de ávidos consumidores son más fiables que los comentarios libres de unos pocos”. De manera que para entrar en el mundo Zagat es necesario registrarse y valorar, mediante encuestas, los lugares en los que hayas estado.iphone_zagat

Las encuestas miden diferentes aspectos del local, la comida y el servicio en una escala del 0 al 30. Como ya hemos dicho, las encuestas son valoradas por el equipo de Zagat para evitar fraudes y sobre todo, para mantener altos estándares de calidad. Es decir, un buen sitio (de acuerdo a mediciones objetivas) necesariamente tendrá buenas recomendaciones.

Una empresa que quiera hacer parte del mundo Zagat deberá cumplimentar un formulario en el que explique sus características principales y si ha recibido cobertura en prensa. La Guía valorará su inclusión tanto en Zagat.com como en Zagat Survey (encuestas).

Los propietarios de restaurantes pueden emitir opiniones y participar en otras encuestas pero nunca hacer reseñas sobre sus propios negocios. Y si Zagat Survey ha valorado el servicio y la comida, se puede colgar un certificado, una placa o una pegatina en el local.

Y aunque se podría decir que Zagat es competencia de Foursquare y Yelp porque se basa en las opiniones directas de los clientes de restaurantes, hay una gran diferencia en cuanto a los filtros que utiliza para publicar los comentarios y valorar la relevancia de un local. Lo que no sabemos es si Google está dispuesta a continuar con esta línea de “exclusividad” que da tranquilidad a los foodies o si, definitivamente, se lanzará a la conquista del mercado abriendo las posibilidades de opinión sin que medien tantas revisiones.

Zulma Sierra, sígueme en @zulmaandrea