Una estrategia eficaz para los restaurantes

Si lo que comemos entra por los ojos, ¿por qué dejamos de lado las imágenes en nuestra estrategia de marketing online?

Está claro que las fotos deben ser las reinas de los posts en redes sociales como Facebook e Instagram, pero los vídeos y los GIFS (imágenes animadas) o vídeo marketing, cada vez ganan más adeptos, tanto entre usuarios como entre marcas.

Varios estudios confirman que casi la mitad de los internautas (entre 25 y 54 años) comparte audiovisuales y que éstos ocupan el 50% del tráfico móvil. Para 2018 se espera que los vídeos constituyan el 84% del tráfico en Internet. Hay una tendencia innegable a ver en vez de leer contenidos, porque son simples y rápidos de digerir, se comparten con facilidad y, en la gran mayoría de los casos, apelan a los sentimientos y emociones del público.

vieo marketing 2
Según la experta en marketing, Andrea Murcia, “el 90% de los compradores online afirma que el vídeo les ayuda en la decisión de compra y el 85% está dispuesto a comprar en páginas donde hay vídeos, porque el contenido audiovisual hace más atractivo el producto y les ayuda a entenderlo.”

Restaurantes visuales

¿Queda alguna duda sobre las ventajas de implementar una estrategia de vídeo marketing  en las redes sociales y web de nuestro restaurante?

No se necesita un equipo profesional de alta gama para grabar y publicar buenos vídeos. Lo más importante es tener claro qué queremos contar y, a partir de ahí, encontrar el formato ideal: puede ser un vídeo corto bien hecho con el móvil o una producción para Youtube con una cámara casera.

Además de la historia y el objetivo claros, podemos hacer uso de herramientas online que nos permitirán ponerle más salero a nuestro vídeo. Destacamos aquí, algunas de las más populares:

Vine: permite hacer píldoras audiovisuales de seis segundos, jugar creativamente con ellas y compartirlas en redes sociales, especialmente Twitter. De hecho, uno de cada cinco tuits contiene un vídeo vine. Grandes marcas como Loewe, Hyundai, Intel, Oreo o Samsung hacen uso de esta aplicación con buenos resultados.

Podrías enseñar a tus clientes cómo se prepara el buen café de tu local, cuál es la actividad frenética de la cocina a la hora de la comida o cómo se cuida la presentación de los platos estrella del menú.

Cameo: también es una aplicación gratuita para móviles que permite agregar filtros, texturas y música a los vídeos para darles un aspecto muy profesional. Cameo es la plataforma de edición de la famosa Vimeo y, por tanto, el soporte tecnológico y las ideas que ofrece para mejorar la experiencia, son muy destacables. Se nos ocurre que puedes contar la vida de tu restaurante, desde que se abre hasta que se cierra, con un vídeo clip que incluya empleados, comensales, ambiente y fogones. ¿Nos ponemos manos a la cámara?

Periscope: es la aplicación más utilizada para transmitir acontecimientos en directo a través de la cuenta de Twitter. Si tenemos un evento muy especial en el restaurante, lo podemos comunicar, en tiempo real, a nuestros seguidores. No hay necesidad de hacer elaborados guiones, basta con tener la cámara del móvil en el ángulo correcto y moverse lo menos posible (o utilizar un trípode) para que la imagen sea nítida y cuente la historia que nos interese. La llegada de un cliente VIP, que acceda a aparecer en la promoción de nuestro local, también puede ser un buen momento para hacer un vídeo con Periscope.

¿Y qué pasa con los GIFS?

Los GIFS son animaciones cortas, que se crean a partir de fotos o de un momento de vídeo. Pueden ser útiles para reaccionar con humor a ciertas noticias o para expresar una emoción.

Twitter ya cuenta con banco de imágenes GIF que se pueden adjuntar a un tuit de forma automática. Basta con elegir la expresión que nos interese e incluirla en nuestro mensaje.

En las imágenes de Google y en buscadores especializados como Giphy hay toda una serie de GIFS listos para ser compartidos.

Si queremos construir nuestros propios GIF para darle más personalidad a los mensajes de nuestras redes sociales, podemos hacer uso de herramientas como GifBoom (para móviles);  Gimp, Unfreez, Bloggif o Gifsoup. En general, se trata de elegir el  momento preciso del vídeo que queremos inmortalizar o de seleccionar las fotos que queremos animar, para que el programa que usemos lo transforme en un clip de pocos segundos.

Como podemos ver, las posibilidades del vídeo marketing son muchas y más fáciles de usar de lo que imaginamos. Basta con tener una aplicación que nos permita “montar” mensajes de nuestro restaurante de forma audiovisual y compartirlo con nuestros seguidores. Seguro que notaremos el resultado en ventas cuando muchos nos digan que han llegado a nuestro local después de haber visto un vídeo muy chulo.

Zulma Sierra, sígueme en @zulmaandrea