Seguramente hemos oído algunas veces hablar de la madera, de la barrica o del roble que tiene un vino. ¿Madera? ¿Qué significa esto?

Cuando hablamos de la madera que tiene un vino, nos referimos únicamente a los vinos que han realizado una crianza en barrica. Esta crianza puede ser de unos meses (3-6), o de algunos años. En barricas de roble francés o americano.

En la clasificación de crianza- reserva-gran reserva, iríamos de menos a más tiempo de reposo del vino en la barrica, y por tanto, a una presencia de los aromas de la madera más presentes en la nariz del vino. La clasificación de crianza-reserva-gran reserva, podríamos decir que es una certificación de la cantidad de madera que lleva un vino, que no de calidad, sino solo del tiempo que ha permanecido en la barrica. Aunque siempre nos hayan vendido el concepto de que un gran reserva es mejor que un crianza, esto, no es forzosamente verdad. Depende de factores como la añada, clima, variedad, etc…

En el momento de empezar esta crianza, el enólogo decide qué tipo de barrica va usar. Y la verdad, es que tiene donde elegir.

Puede elegir una barrica de roble francés, (Allier, Nevers y Limousin son los mejores bosques) o puede elegir una barrica de roble americano (de los bosques de Pensilvania, Missouri o Minnesota).

Y si se está en crisis, también se pueden recurrir a los robles de los bosques del este de Europa (Lituania, Hungría, Rumania, Eslovenia). Barricas algo más baratas.

La madera que más prestigio ostenta es la del roble francés, a la que se atribuye un aroma más noble, más fino y más elegante. Sobre todo lo podremos reconocer en nariz por sus aromas que recuerdan a la vainilla y al clavo de especia, con ligeros aromas de sotobosque y recuerdos lácticos.

El otro gran tipo de roble utilizado para fabricar barricas es el roble americano. Esta madera se puede reconocer en nariz por sus notas que nos recuerdan al coco, piel de coco, (a mí, me recuerdan a los sacos de yute), y no se la considera tan elegante como la madera francesa, pero por coste y dependiendo del tipo de vino que se quiera hacer, a veces resulta más apropiada.

aromas-bota

Dependiendo del enólogo de cada bodega, y de si disponen de más o menos dinero, compraran barricas francesas (unos 800€/u), americanas (unos 450€/u) o de países del Este (unos 300€/u), y esto vendrá determinado por el perfil de vino que se busque.

Otro gran tema, es el uso de barrica nueva o barrica vieja, pero ya lo trataremos más adelante…

 

Xavier Bassa i Valls, sígueme en @xbassa