Las prácticas online siguen y crecen, y si nuestro negocio no está preparado para internet, estamos muertos (como nos contaba Diego Coquillat desde su blog).

Una de las causas que pueden llevar a la muerte a un restaurante, es sin duda el tema de hoy. La llamada de teléfono ha pasado de moda y lo que se lleva es utilizar las aplicaciones móviles o el ordenador para casi todo. Hablamos de reservas online en restaurantes, un negocio en alza en el que destacan empresas como El Tenedor y Restalo en España; Restorando en América Latina y Opentable en Estados Unidos y buena parte de Europa.

El sistema es básicamente el mismo: cada empresa ofrece a sus restaurantes asociados un sistema de gestión propio mediante el cual controlan cuántas mesas quedan disponibles y en qué horarios. Así, cuando el cliente final hace su solicitud online, es la empresa intermediaria (Restalo o El Tenedor) la que le confirma al cliente su reserva. Dicha constancia llega instantáneamente al restaurante para que no se produzcan confusiones ni sobre-ventas.

El cliente se evita la espera de una llamada telefónica, puede reservar en el momento que quiera y, cuando llega al local, no tiene qué mostrar el SMS que le ha llegado para confirmar su reserva, porque el restaurante ya tiene esa información de antemano. Para el restaurante la gran ventaja es contar con un “aliado” que se encarga de esta parte del negocio y optimiza los tiempos en cocina y mesas.

Elegir una empresa u otra dependerá de las ventajas competitivas, que pueden ir desde la visibilidad que ofrezca cada portal al restaurante (difusión, marketing) hasta el conocimiento que obtienen de los usuarios para ofrecer un servicio Premium en cada visita.

¿Cómo funciona el servicio Premium?

Por ejemplo, un usuario se registra y hace la reserva para él y su familia que está compuesta por niños pequeños. Cuando llega al restaurante ya le tienen lista la mesa (trona incluida) y una vez que se ha marchado, el cliente recibe en su email una encuesta de satisfacción elaborada por la web donde hizo la reserva y además, tiene la oportunidad de calificar públicamente la calidad de la comida y del servicio.opentable La próxima vez que este mismo cliente reserve para su familia, ya no tendrá que especificar que necesita trona y, muy probablemente, le ofrecerán un menú similar al que le gustó en su última visita. Estaríamos hablando de una herramienta muy potente de CRM, a coste asequible para un pequeño negocio.

Por otra parte, el restaurante puede ofrecer promociones especiales por tiempo limitado a los comensales que reserven online y, como ésta, son muchas las estrategias de marketing que puede acordar con su “aliado” de reservas para fidelizar clientes o captar nuevos.

Estas empresas reciben un porcentaje por cada reserva efectiva y se comprometen a promocionar a los restaurantes afiliados y a mejorar los sistemas de búsqueda de sus portales para que los clientes ubiquen más rápidamente la comida de su preferencia o el local más cercano al lugar donde se encuentren.

Decíamos al comienzo que éste es un negocio en alza y es que sólo El Tenedor habla de 10 millones de reservas en un año entre España, Suiza, Francia y Mónaco. Ahora, se enfrenta a la competencia de un Restalo recién fortalecido con una millonaria inversión, de cara a posicionarse en el mercado ibérico e italiano y, como si fuera poco, ya se sienten los pasos del gigante Opentable (530 millones de usuarios), que espera instalarse pronto en los países europeos donde aún no tiene presencia.

Y vosotros, ¿seguís llamando por teléfono o usáis alguna de estas plataformas de reservas online?

 

 

Zulma Sierra, sígueme en @zulmaandrea