¿Viña prefiloxerica? ¿Pie americano? ¿Viña injertada?

Frecuentemente encontramos estas menciones en los artículos sobre bodegas y vino, y la verdad es que la crisis de la filoxera fue un hecho que cambió toda la viticultura hasta entonces conocida.
La filoxera, es un pequeño insecto de aproximadamente medio milímetro, de color amarillo con unos tonos dorados, originario de América del Norte, parásito que únicamente es huésped de las cepas.
La reproducción puede darse sin la participación del macho y en condiciones idóneas, de marzo a octubre realiza de ocho a diez puestas, al cabo de las cuales un solo individuo, ha dado una descendencia de 15 millones de insectos.

Filoxera_ciclo

La filoxera atacaba a las raíces del viñedo y las destruía, no habiendo ningún sistema posible de fumigar bajo tierra, y las viñas morían irremediablemente. Fue encontrada por primera vez en Europa, en el Londres de 1863. Después de haber afectado a las viñas de la mayoría de países europeos, la filoxera llegó en 1879 a la Cataluña Norte.

En la Cataluña situada bajo los Pirineos, entró a pesar de los intentos de establecer un cordón sanitario (una franja sin cepas donde no se pudiera alimentar) que debía situarse en el único sector de la frontera donde la montaña permitía una cierta proximidad entre los viñedos de las dos vertientes. Nada impidió la propagación de la filoxera en Cataluña, que se alargó hasta el 1906, cuando fue afectada la última comarca del Principado hasta entonces intacta: el Montsiá.

Por aquellas fechas ya se conocían los procedimientos para librarse de la plaga, pero en ningún lugar se dio un proceso por el que los agricultores o los propietarios destruyeran sus viñas antes de que lo hiciera la filoxera. Creyeron que a ellos no les tocaría, o no querían gastar dinero en la única solución que había para combatirla: arrancar el viñedo y volverlo a plantar. Y a finales de 1893 se consideró del todo perdido el viñedo.

Las nuevas viñas se debían plantar con cepas diferentes a las existentes hasta entonces, y para obtener el mismo producto era necesario aprender una práctica agrícola nueva: el injerto. Esta técnica consistía en unir una variedad americana, con una variedad europea. Se dieron cuenta que el insecto, en las variedades Americanas, atacaba a las hojas, y en las variedades europeas, atacaba a las raíces. Entonces, se cogió las raíces de una variedad americana, y se le injertó una variedad europea: el resultado fue una planta que tenía unas raíces no apetecibles para el insecto, y una hojas que tampoco lo eran, obteniendo una planta inmune a la filoxera.

filoxera 2

La nueva viña era un poco diferente: se plantó solo en las zonas adecuadas, se intensificó y generalizó el uso del arado, se utilizaron más los abonos, se seleccionaron las variedades y se adoptaron tratamientos racionales contra las enfermedades. El resultado de todo esto fue bastante positivo, y los rendimientos se multiplicaron.

Actualmente, la filoxera está presente en todas las regiones vitícolas españolas, excepto en las Islas Canarias, donde debido a la tipología de los suelos de la isla (volcánicos), este insecto no es capaz de desarrollarse.

Escrito por Xavier Bassa i Valls, sígueme en @xbassa