Acabas de abrir tu restaurante y quieres atraer clientes a través de Facebook y Twitter. ¡Vale! ¿Y ahora, qué? Logras que tus amigos y familiares te sigan, pero el verdadero trabajo es conseguir nuevos admiradores que no te conozcan de nada.

Para empezar, es importante distinguir las diferencias básicas entre ambas redes sociales, porque puede ser que –para empezar- sólo te convenga concentrarte en una. Facebook cuenta con más de 350 millones de usuarios en el mundo y Twitter, con 58 millones. Son plataformas radicalmente distintas: la primera permite extenderse mucho; mientras que la segunda sólo admite 140 caracteres. En términos generales, en Facebook se comentan más eventos de la vida personal, mientras que el tuitero es concreto al compartir algo que le gusta o considera útil. En ambas pueden incluirse fotos o vídeos pero Twitter es más práctico. De hecho, la red del “pajarito azul” nació con la idea de globalizar la información en tiempo real.

Crear contenidos es el primer paso para atraer seguidores en ambas redes. Necesitas dar a conocer tus novedades, opinar, compartir noticias, colgar fotos y vídeos propios, y al mismo tiempo, dar “me gusta” o considerar “favorito” todo lo que te genere interés y creas que pueda gustar a tus seguidores. Todo esto debes hacerlo a diario y, aunque hay herramientas como Hootsuite que te permiten programar mensajes para no estar esclavizado, es importante atender en persona las inquietudes de tus usuarios y darse una vuelta por las páginas de la competencia.

A continuación te enumeramos algunas prácticas recomendables para que tu página de Facebook y tu cuenta de Twitter resulten más atractivas:

weaddit-facebook-hashtag

Facebook corporativo

– ¿Todavía tienes un perfil personal para tu restaurante? ¡Grave error! Lo primero es abrirse una cuenta de página para ver estadísticas y programar campañas de marketing.

– Si un usuario pregunta algo, respóndele lo más rápido que puedas. Así generarás confianza.

– Parece una tontería pero no lo es: actualiza la información básica sobre tu restaurante y rellena todo cuanto puedas del formulario de configuración. Así, Facebook te clasificará de manera más efectiva y los usuarios podrán localizarte. Recuerda que cada vez son más los internautas que utilizan Facebook como buscador.

– No abuses de los gustos personales para actualizar tu página. Frases célebres, canciones de moda, vídeos graciosos, caricaturas… pueden venir bien los viernes en la tarde o en fechas especiales pero no a todas horas. Procura mantener actualizado tu álbum con fotos propias, genera contenidos originales, opina sobre sitios afines al tuyo… Mantener una actitud comercial activa, sin que parezcas un vendedor pesado, es clave para que la gente te perciba como una página profesional e influyente.

– Utiliza las herramientas gratuitas de Facebook como la creación de eventos (que te ayudará a ampliar tus círculos) o la propuesta de concursos en tu muro. A la gente le encanta participar y, sobre todo, compartir actividades divertidas con premios interesantes.

Twitter de empresa

pio-pio-twitter

– Un DM (Direct Message) no debería ser un mensaje automático y frío, ni siquiera para repetir el clásico “gracias por seguirnos”.   Al ser un mensaje privado tendría que ser algo personal y puntual.

– El comportamiento del tuitero es diferente al del fan de Facebook, porque no le interesa tanto dar a conocer detalles de su vida, como opinar de la actualidad. Por ejemplo, cuando se está emitiendo un programa de televisión con buena audiencia, los tuits en tiempo real sobre el mismo se disparan y generan todo un  debate paralelo. Saber aprovechar esos momentos de euforia en Twitter es clave para ganar seguidores.

– Al ser una comunidad participativa, la gente espera todo tipo de retuits. De manera que no vale con que estés retuiteando solamente los mensajes en los que se habla bien de ti. Se agradece que compartas información relevante para tus fans, obtenida de otros.

– No es indispensable poner hashtags o etiquetas a todas las palabras de tu frase. Será suficiente con que elijas la más relevante para ti o la que esté incluida en la lista de tendencias del día.

– Tampoco está bien visto poner frases del tipo “por favor RT” o “dale RT si te gusta” después de un mensaje. Si el contenido es útil, interesante, divertido o polémico, se ganará un RT por sí mismo.

– ¡Ojo con las crisis en Twitter! Si un cliente insatisfecho es un usuario influyente en esta red social o, por lo menos, sabe utilizarla para generar RT, podría crearte un gran problema si pone mensajes en contra de tu empresa. Toda crisis en redes sociales debe detenerse a tiempo, pero sobre todo las que se generen en Twitter, ya que aquí se viralizan más fácilmente los mensajes y es inútil borrarlos.

¿Tenéis en mente alguna otra buena práctica que no sepamos?

Zulma Sierra, sígueme en @zulmaandrea

Онлайн-переводчики с датского на русский http://www.english-russian-translations.com/services.html