Un taza de café es gasolina para el cuerpo. Esa inyección de energía que  nos permite enfrentar el día con fuerza; pero un buen café no es fácil de encontrar.

Según datos de la Federación Española del Café, en Finlandia se consumen 9.8 Kg per-cápita de café al año y en España, 3.9 Kg; es decir 24.140 millones de tazas, lo que equivale a unas 599 tazas por habitante y año.

De las 170.000 toneladas de café verde consumidas en España, el 58% corresponde al hogar mientras que el 42% a hostelería (unos 300.000 establecimientos que sirven café). Dentro del ámbito del hogar la mayor parte de los consumidores optan por el molido y soluble, mientras que en hostelería predomina el consumo de café en grano.

¿Bueno, malo, regular? ¿Amargo, dulce, espeso, fuerte, aguado? Algunos dirían que depende del gusto de cada consumidor, pero esto no es cierto. Hay estándares definidos de calidad tanto para los granos como para las infusiones obtenidas y también hay personas especializadas en su preparación. Se les denomina baristas. Este nombre proviene del italiano, donde es una profesión reconocida socialmente.

El barista sabe mezclar, catar e innovar en la preparación del café, porque conoce todas sus cualidades y propiedades.

La Asociación Europea de Cafés Especiales (SCAE) es la entidad que organiza eventos y cursos para baristas o aspirantes a serlo; así como para apasionados del café que quieren formarse como entrenadores oficiales. El listado de los entrenadores españoles que cuentan con el aval de la SCAE aparece en el siguiente enlace: http://scae.com/training-and-education/find-a-local-ast/ast-spain. En cuanto a los baristas, existe un gremio europeo dedicado a la consolidación de la comunidad barista.

Por su parte, el Instituto Español del Café es la institución reconocida por la SCAE para la formación de nuevos baristas.

Quien quiera especializarse en este mundo y dedicarse seriamente a la preparación de buenos cafés, tendría que echar un vistazo a estas entidades y de paso, leer la Barista Magazine, para estar al día en novedades.

11130236_10152733786993016_3854701926682845508_o

Ahora bien, quienes solamente quieran sentarse a disfrutar una taza aromática y en perfecta proporción, tendría que acercarse a los Coffe Labs para ver cómo se prepara una buena taza; cuáles son las temperaturas ideales según el resultado que se desea;  cómo se obtiene una mezcla con leche; cómo aprovechar el aroma natural del grano y qué tipos de cafés son adecuados para según qué preparaciones.

Uno de los Coffee Labs más conocidos de Barcelona es Nomad Cøffee y, según uno de sus gestores, Jordi Mestre, esto es “algo así como una academia de puertas abiertas: todo el mundo puede acceder a un pequeño taller simplemente pidiendo un café.”

nomad coffee

Jordi Mestre y Kim Ossenblok han unido su pasión por esta bebida en dos proyectos que van de la mano: el propio lab y cafetería, Nomad Cøffee y Barista Kim (un blog especializado y un punto de partida para cursos y talleres en Barcelona)

En una entrevista para Fuet Magazine, Mestre explicó claramente la fusión: “El concepto “Lab” nace de la idea de aprender y también de nuestros métodos (casi de alquimista) para preparar café. Nuestra barra está abierta por ambos lados, hay pocos taburetes y mucho espacio, tanto por delante como por detrás; de este modo, conseguimos que la gente se atreva a pasar al otro lado de la barra casi sin darse cuenta y sin que suponga una molestia para nosotros. Además, Barista Kim basa sus cursos, catas y talleres en el concepto del laboratorio: aprender, probar, experimentar, jugar y observar resultados por uno mismo.”

¿Os animáis? Por cierto, que sepáis que si hacéis una foto de vuestra exquisita taza de café la podéis etiquetar como #Cafelfie. Es el nuevo hashtag que los coffee-adictos intentan posicionar como tendencia.

Zulma Sierra, sígueme en @zulmaandrea