Tan solo los más viejos del lugar reconocen en el ‘cuarto y mitad’ una medida para pedir en el mercado.  Un peso cuanto menos extraño en la actualidad que equivaldría casi a 375 gramos. Viejas costumbres de la cultura popular que en el bar restaurante Palo Cortao (antes Cuarto y Mitad) están dispuestos a recuperar. No es ni será empresa fácil. En el corazón del Poble Sec el pincho marca las leyes, pero a ellos no les importa. Carlos y Fede alzan el telón para recuperar esencias que desaparecieron de nuestras mesas sin nuestro permiso.

Como un gran león de la gastronomía, Carlos luce con orgullo el escudo del Atleti en la solapa de su uniforme de guerra. Antes de cocinar fabricaba lámparas. Un día apagó el interruptor para pasar de las bombillas a los fogones. Bien visto. Fede por su parte dejó la enfermería y los quirófanos para los franceses. Se fue de París para poder ser amo y señor de una larguísima barra con una preciosa balanza de antaño a la vista de todos. Olas de buen humor cuando te recibe con una tapa al pedir una caña. Predispuestos sin remedio, el hambre aprieta con productos de primera en la barra como el jamón ibérico de bellota al corte o la gamba cocida de Huelva. La carta está teñida de guiños al soleado sur con raciones o medias raciones  de fiambres de categoría: chicharrones de Cádiz, gallina trufada o cabeza de jabalí. Verdaderos placeres que cuesta encontrar en una ciudad obsesionada con las tendencias en la comida.  Mucho foodie, poca autenticidad. “Tenemos proveedores de Chiclana buscando lo que echamos de menos. Muchos sitios van de andaluces y no hay manera de encontrar chicharrones”, asegura Fede. “Hay mucha mentira en Barcelona y aquí queremos ser honestos con la carta y con los precios”, sentencia Carlos.

Cuando ya te tienen a punto de caramelo y en su zona de confort es cuando su cocina rompe esquemas. Dan un paso adelante sin previo aviso con un tataki en tempura con teriyaki y ajo blanco, mollejas a la parrilla o calamarcitos a la plancha con panceta y parmentier trufado para conquistar al visitante a fuego lento. Saben que todo es cuestión de tiempo. Y, afortunadamente, ellos no tienen prisa porque han llegado para quedarse. Pesa tus emociones, calcula tu apetito y mide bien tu elección porque este restaurante bien vale un cuarto y mitad de tus días.

cuarto y mitad gallina trufada

Gallina trufada

Mollejas

Mollejas

Chicharrones

Chicharrones

Tataki de atún

Tataki de atún

Rabo de toro

Rabo de toro

 

Datos de interés

– Tapas.

– Precio medio: 15 – 20 €

– Teléfono: 931 88 90 67

– Facebook: Palo Cortao

– Dirección: Nou de la Rambla, 146

Si te ha gustado Palo Cortao, ¡a compartir! 🙂

Sigueme en @casanovas_marc