La reputación online de un restaurante, juega un papel cada vez más importante para conseguir nuevos clientes. Los clientes investigan acerca de los restaurantes que están online antes de elegir dónde comer. La información inexacta o poco favorecedora puede generar publicidad negativa, por lo que los restauradores deben comprobar con cierta regularidad la información, para corregir la información errónea, resolver problemas y tratar de limitar los daños, y contestar los comentarios negativos.

 

¿Cómo actua el cliente 2.0?

Los clientes hacen casi toda su investigación en internet, por lo general desde los dispositivos móviles. Leen comentarios de TripAdvisor, consultan Google Maps para las direcciones y comprueban con sus redes sociales favoritas si el restaurante está activo; fotos, menús, información básica actualizada… Algunas personas van directamente al sitio web del restaurante, en este caso el diseño web, que la página esté adaptada a dispositivos móviles con una fácil navegación y los menús actualizados, es lo más importante.

 

Corregir imprecisiones y fallos

Las webs necesitan un mantenimiento para evitar los posibles fallos que se generan por la falta de actualizaciones o incompatibilidades de navegadores o algo más común, información obsoleta. Hay que comprobar con regularidad tanto en la página web del restaurante, como en las redes sociales, que toda la información, aplicaciones y fotografías sea la correcta y que no se producen cambios o fallos no deseados, para evitar un descenso en el rango y autoridad de la página en Facebook o en los buscadores.

También se han de comprobar los listados o guías donde aparece el restaurante, con especial hincapié en las críticas, información inexacta, números de teléfono erróneos, direcciones equivocadas o enlaces que no funcionan.
El cliente ya cuenta con que el restaurante hace una buena cocina y ofrece productos de calidad, pero hoy en día no solo basta con esto, también es juzgado por el buen diseño de sus páginas web o la gestión de sus redes sociales. Si todo este control es demasiado para un restaurador, siempre existe la opción de delegar este trabajo a profesionales del sector.

Configuración de alertas

Google ofrece un servicio gratuito de monitorización que informa a los dueños de restaurantes o gerentes acerca de las reseñas y comentarios que llegan desde Internet con Google Alerts. Los robots de Google podrían no alertar de alguna crítica, pero en terminos generales es una herramienta gratuita que funciona y ayuda a los restauradores al seguimiento de los comentarios online, o menciones en blogs, tan pronto como aparecen.

Esta no es la única herramienta.  Mention por ejemplo, es otra aplicación interesante. Avisa de todas las menciones tanto en la web como en redes sociales. Su versión gratuita es muy completa con filtros y varios idiomas.

El uso de métricas

Google Analytics, Google Places, Facebook, TripAdvisor, ofrecen servicios gratuitos que ayudan a los restauradores a analizar el comportamiento de los clientes o las visitas al sitio web. Se trata de una información muy valiosa sobre el comportamiento del cliente y sirve para hacerse una idea de si el contenido o estrategia online del restaurante está funcionando.

Segunda parte

Escrito por Carlos García