Todos hemos visto en revistas de decoración, fotos de cocinas, muy bonitas ellas, en las que vemos un botellero al lado del horno, del microondas o de la campana extractora. Seguramente queda muy bien, pero es tan estético como inútil.

La  Fondazione Edmund Mach ha publicado un estudio donde explica  el por qué de los cambios químicos en el vino en diferentes entornos de conservación, y ha demostrado que unas botellas guardadas durante seis meses en un apartamento, evolucionan químicamente como una botella guardada dos años en una bodega. O sea,  que envejecen de manera prematura. 

Evidentemente, una botella necesita estar guardada en condiciones adecuadas y estas son:

• Posición horizontal para todos los vinos de guarda.

• Ausencia de ruidos y vibraciones.

• Luz escasa.

• Humedad relativa entre el 60 y el 75 %.

• Ausencia de olores.

• Temperatura constante entre 14 y 16 º C

cuinaviEl mantenimiento de la bodega hay que hacerlo mediante una buena clasificación de las existencias y nuevas adquisiciones, llevando un archivo individualizado y actualizado que mantenga al día el estado de los vinos. De esta manera podemos conservar el vino correctamente, hacer un seguimiento de cada referencia y tener una previsión de su potencial de guarda, por tanto, de cuál será su momento óptimo de consumo. El asesoramiento de un especialista también suele ser interesante.

En definitiva, hay que procurar que la bodega particular no represente un dolor de cabeza sino que ayude a disfrutar de la afición por el vino.

Actualmente tenemos diferentes opciones a la hora de almacenar el vino. Encontramos armarios climatizados, o bien, si disponemos de una habitación, la podemos aislar térmicamente y podemos poner un climatizador para mantener una temperatura constante de 15 º C y una humedad del 70%. Al vino no le puede tocar directamente la luz del sol, ya que el vino contiene compuestos fotolabiles que la luz puede alterar, produciendo el llamado gusto a luz. También puede provocar cambios de color y aparición de precipitados. Si no tenéis un espacio adecuado para guardar botellas, es mejor no almacenarlas y consumirlas prontamente.

Xavier Bassa i Valls, sigueme en @xbassa