10 consejos de cómo escoger el vino en un restaurante

Siempre que acudimos a un restaurante, llega ese momento en el que hemos de escoger el vino que tomar. Puede ser una decisión importante: estas con tus suegros, con tu pareja, con tu jefe, con amigos, de negocios, etc. Cada situación requiere un tipo de vino adecuado a ese contexto, que puede ser más y menos formal.

escoger vino restaurante 1

Ahí van unos tips, que os pueden ayudar a salir de la situación.

1. No hacerse el chulo. Si no se domina el tema, no queramos aparentar saber lo que no sabemos. Es muy probable que quedemos en evidencia y hagamos el ridículo.

2. Visualizar la situación: en qué entorno estamos: intimo, social, familiar, negocios, divertimento…. entonces, preguntaremos primero a la mesa. E ira al punto 3,4.

3. Si vamos en pareja y es la primera cita: evidentemente el protagonismo recae en la persona que nos acompaña y debemos pedir un tipo de vino que sea de su agrado, para que la velada sea, exitosa (que supongo que es eso de lo que se trata). Pregúntale pues, qué le gusta, y agasájale con algo que le agrade.

4. Si vamos en grupo: Preguntaremos a la mesa que tipo de vino prefieren, y pediremos un vino en función de la mayoría. En estos tiempos soberanos, a esto, le llaman democracia: Y a veces, funciona. A veces.

5. Si no tenemos ni idea de vinos, y estamos en un establecimiento con sumiller, le pediremos que nos aconseje un vino.

6. Que no té de apuro indicarle al sumiller lo que te quieres gastar. Dile que tipo de vino te gusta, y que te sugiera alguno que sea parecido.

7. No te dejes intimidar por un sumiller: al fin y al cabo, es un camarero de vinos, y está ahí para servirte, no para engañarte.

8. Si el vino que te ha sugerido, no te gusta nada, explícale porqué, y te cambiará la botella sin ningún problema. La botella que te ha abierto para ti, la podrá vender a copas a otros clientes sin ningún problema. No te sientas obligado a quedarte con esa botella que te ha recomendado y que no te gusta. Lo primero, es que disfrutes de la velada con todos los sentidos, y el vino es uno de ellos.

9. No pidas ni el vino más barato, ni el segundo vino más barato de carta. No seas rata.

10. El vino es para disfrutar. Y sobre todo, para compartir. La emoción de compartir un gran vino con alguien, no tiene precio.

Escrito por Xavier Bassa i Valls, sígueme en @xbassa